Falta de cobertura en los pueblos y despoblación

estudio de campos electromagneticos

Falta de cobertura en los pueblos y despoblación

De poco sirve que un estudio de campos electromagnéticos haya acreditado que el 5G no va a entrañar ningún peligro para la salud de las personas si, aún hoy, hay zonas rurales en España con graves problemas de cobertura. Algo que influye directamente en el despoblamiento de estas partes del país. 

En algunos puntos de España, la conexión a Internet que se tiene, el 2G, convierte en imposible algo para muchos tan sencillo como descargar una película. En nuestro país, el despliegue de fibra óptica alcanza ya al 76% de los hogares, la gran mayoría de la población tiene acceso a conexiones a Internet de alta velocidad superiores a los 100 megas de descarga por segundo. Sin embargo, sigue habiendo un alto porcentaje de la población (1.800.000 personas) que vive en lo que se llama zonas blancas, sin  cobertura de redes de banda ancha y en las que pueden ser útiles los repetidores de ATL. 

Algunas administraciones públicas implementan ayudas para la ampliación de la cobertura de banda ancha a las zonas rurales teniendo en cuenta que este es uno de los motivos por los que cada vez acusan más la despoblación. Es complicado tratar de atraer a nuevos vecinos a los pueblos si no se puede ofrecer una conexión a Internet de calidad. Tampoco es viable ofrecer conexión vía satélite a los particulares por el alto coste que entraña. Sí lo es en cambio colocar repetidores, una de las especialidades de ATL Europa.

Razones para instalar un repetidor 

  • Mejorar la recepción y realización de llamadas desde cualquier punto del pueblo y alrededores
  • Conexión a Internet mediante la red 3G (Hspa, Hspa+, Umts), con velocidades de navegación mucho más altas que las del Adsl en zonas rurales.
  • Utilización de sistemas de cobro electrónico: tpv y datáfonos.
  • Instalación de sistemas de control telemático mediante la red GPRS 
  • Instalación de sistemas de alarma y videovigilancia en tiempo real 

Lo primero es comprobar en qué punto del pueblo o alrededores se recibe suficiente señal. Ahí se instalará el repetidor de telefonía. Sus elementos son; 

  1. Antena local: la encargada de proyectar la señal telefónica sobre el pueblo, permitiendo disfrutar de cobertura en teléfonos móviles y routers 3G.
  2. Antena de conexión con la antena base: recibe las ondas electromagnéticas procedentes de las antenas bases de la compañías telefónicas que operan en la zona.
  3. Amplificador: encargado de amplificar la señal procedente de la antena de conexión, amplificarla y re-emitirla a través de la antena local. 
No hay comentarios

Publicar un comentario