Atleuropa | Fabricantes de inhibidores de frencuencia wifi
17757
single,single-post,postid-17757,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Qué es la compatibilidad electromagnética?

ATL Europa

¿Qué es la compatibilidad electromagnética?

Hoy nos gustaría aprovechar nuestra amplia experiencia en el sector de las telecomunicaciones, la instalación de repetidores GPS y la fabricación de inhibidores de frecuencia wifi para explicarte qué es la compatibilidad electromagnética, conocida internacionalmente por las siglas EMC.

Este fenómeno hace referencia a la habilidad que tiene un equipo eléctrico de funcionar correctamente sin causar interferencias o perturbaciones electromagnéticas a otros equipos, de la misma forma que también tendrá la capacidad de no sufrir alteraciones en su funcionamiento por las emisiones que puedan llegarle de otros equipos que se encuentren en el mismo campo de energía.

Es evidente que cualquier dispositivo, equipo o sistema que posee un funcionamiento eléctrico está inmerso en un ambiente de energía electromagnética que se propaga tanto por el espacio libre (radiada) como por los materiales conductores de los objetos que encuentra a su paso (guiada). Para que un equipo resulte compatible electromagnéticamente con otros, es necesario conocer cuáles son los límites de esa energía electromagnética radiada y guiada, y cumplir posteriormente estos tres principios en los que se basa la compatibilidad electromagnética:

  • Que el equipo no cause interferencias a otros equipos
  • Que el equipo no sea susceptible a las emisiones de otros equipos
  • Que el equipo no se cause interferencias a sí mismo

Para conseguir que se cumplan los tres supuestos arriba citados y que un equipo evite las interferencias propias y/o ajenas, se recurre a diferentes técnicas como el filtraje, el blindaje o la distribución adecuada de los componentes que forman un equipo eléctrico. También es importante que los equipos eléctricos cuenten con un sistema de funcionamiento robusto que les haga ser “inmunes” a las emisiones que les puedan llegar de otros equipos.

En este sentido, los sistemas de radiocomunicación son los más sensibles de todos al operar en un ambiente electromagnético de origen natural o generado por el hombre. Seguro que en más de una ocasión, mientras estabas escuchando la radio, has notado cómo sus emisiones sufrían la interferencia, por ejemplo, de una llamada telefónica recibida por un dispositivo cercano. Pues bien, todo esto es debido a que este tipo de sistemas eléctricos poseen una alta sensibilidad a otras emisiones electromagnéticas.

Por todo ello, en ATL Europa, sabemos que las pruebas de EMI /CEM resultan imprescindibles para garantizar que los sistemas electrónicos funcionen correctamente dentro de su entorno y no causen interferencias, lo que es sinónimo de un mejor funcionamiento.


COMPARTIR EN:


No hay comentarios

Publicar un comentario